0
(0)

Los contrastes que fortalecen la comprensi贸n

Aunque algunos hacen todo lo posible para evitarlos porque tienen miedo de lastimar o perder a su pareja, las discusiones son un elemento fundamental para la felicidad y la armon铆a de una pareja. La confrontaci贸n abierta, los tonos brillantes, el decirse lo que se piensa de una manera a veces abrupta y no mediata promueven el conocimiento mutuo, destacan las necesidades, permiten nuevos equilibrios. Todo esto es cierto, siempre y cuando los dos socios sepan “discutir bien”. 驴Qu茅 significa esto? Bueno, ciertamente no es que uno deba hablar en la punta del papel de aluminio, sin expresiones coloridas y almas c谩lidas. Pero hay comportamientos que, a pesar del “exceso” t铆pico de estos momentos, deben evitarse para no convertir la discusi贸n en una pelea salvaje e improductiva.

El mecanismo para evitar
Hablemos de las flechas, es decir, de esas frases dichas a quemarropa en medio del debate, que quieren pegarse en el acto. Son los principales enemigos de una confrontaci贸n real. La flecha nace del conocimiento de una fragilidad o de un aspecto ligeramente insignificante, de una falta, de una “deuda”, de una incomodidad o de una nota dolorosa del otro. El que lanza la flecha usa este elemento y lo vuelve contra su compa帽ero de una manera empapada de sarcasmo y duras cr铆ticas, con la intenci贸n de herirlo. Esto puede hacerse desde el principio del debate, por aquellos que confunden la discusi贸n con una pelea psicol贸gica, o s贸lo despu茅s de un tiempo, cuando ya no se puede argumentar de manera sensata. De hecho, una flecha es una forma de evitar la confrontaci贸n real y de hundir el golpe: es como arrojar arena a los ojos de un oponente percibido como m谩s fuerte, para desorientarlo e impedir que se defienda.

As铆 que se degenera
Quien lo recibe casi siempre se enamora de 茅l y responde a su vez con m谩s flechas, o empieza a gritar, lo que empeora a煤n m谩s la situaci贸n al empujarlo a un callej贸n sin salida. A menudo se le da poca importancia a todo esto, porque despu茅s de todo, nadie nos ense帽a el arte de discutir, ni siquiera animadamente, pero en realidad aprender a no lanzar flechas y, por otro lado, no recogerlas, significa proteger a la pareja de una serie de furiosas peleas que con el tiempo pueden amenazar su propia supervivencia. En otras palabras, lo contrario de lo que una serie de argumentos bien hechos llevar铆a.

Si hablas claramente, la energ铆a fluye de vuelta

Ser m谩s lineal
Si tienes una fuerte cr铆tica que hacer a tu pareja, una oposici贸n, una necesidad frustrada u otra cosa, aprende a comunicarla claramente y con calma cuando el clima sea relajado. S贸lo entonces podr谩s ser realmente escuchado y encontrar un punto de encuentro. Retener todo y luego usarlo como arma para hacer que otras ideas se destaquen es retorcido y desleal y s贸lo conseguir谩 otras frustraciones.

Localizar el origen
El uso frecuente del sarcasmo destructivo es a veces un s铆ntoma de contrariedad o de frustraciones que no conciernen a la pareja (sino, por ejemplo, al trabajo), pero cuando surgen no se pueden desahogar. No est谩 bien que la pareja pague por algo que no les concierne y que podr铆an afrontar juntos.

No reaccione inmediatamente
Los que lanzan flechas no pueden o no quieren discutir claramente. Por lo tanto, es in煤til tratar de razonar con 茅l, y es contraproducente discutir con otras flechas o empezar a gritar. Lo mejor es guardar silencio a partir de ese momento, para hacerle entender que no acepta esas formas. Entonces, con m谩s calma, podemos hablar de ello otra vez.

Cu茅ntame... 驴Qu茅 Tal Te Pareci贸?

隆No Olvides Dejar tu Puntuaci贸n! 馃槈

Puntuaci贸n: 0 / 5. Votos: 0

Nadie ha dado su voto 隆Se t煤 el primero!