0
(0)

La creatividad salva tu vida

Sabes que las cosas predecibles generalmente también son tranquilizadoras. Pero, ¿es una vida ya predecible y bien planificada, ya dada por sentado, realmente una meta a la que aspirar? Es legítimo tener algunas dudas. Seguramente es raro oír a una mujer enamorada decir: “¡Es tan monótono que me vuelve loco! Todo es tan obvio con él, ¡qué bien!” Y estamos seguros de que ningún gerente diría eso de un subordinado: “Nunca puedes esperar un golpe de imaginación o una idea original de él: ¡es perfecto!”. Lo inesperado, la variación inesperada es, en muchos campos, la levadura de la existencia…. Una levadura que podemos ir a buscar dando más espacio a una preciosa cualidad que todos poseemos pero que a menudo no sabemos que tenemos: creatividades decir, la capacidad de implementar nuevas soluciones. A veces una intuición nos hace cambiar de rumbo repentinamente y resuelve problemas o situaciones espinosas. ¿Pero cómo podemos cultivarlo?

La vida sorprende a los que no la “reservan”.

¿Su vida está dominada por la rutina? ¿Siempre decides los lunes lo que harás los jueves? La planificación es cómoda, pero el riesgo que corres es “reservar” tu vida como si reservaras un restaurante: ya sabes dónde irás y qué comerás. Lo inesperado, el evento que estropea tus planes en el último momento: ¡es un verdadero golpe de suerte! Cuando nunca llegan, tratas de buscarlos. De vez en cuando, cambie sus planes en el último momento y vea lo que sucede dentro y fuera de usted. ¡Se sorprenderá positivamente!

Juega con tu imagen

Todo el mundo se ha sentido atraído por una prenda de vestir, un objeto o un elemento un poco fuera de lugar: tal vez sea una simple corbata de color brillante, o un sombrero con una forma demasiado llamativa o una flor para poner en el pelo. Lo compramos y nunca lo usamos, o lo dejamos porque nunca se presentó la ocasión adecuada. ¿Alguna vez has pensado que ese objeto está ahí como un desafío? ¡Póntelo! No tiene que ser algo llamativo que pueda avergonzarte, sólo algo inusual.

Porque el cambio es bueno para ti

Nuestra imagen es el espejo más fiel que tenemos y es el primero en ser infectado con el virus de la uniformidad. Nos vestimos igual que los demás hasta que somos indistinguibles y todo esto sucede sin que nos demos cuenta. Darse el gusto de un poco de rebeldía interviniendo en la imagen traerá grandes sorpresas en sus días: surgirán gestos, frases e incluso ocasiones inesperadas.

Fíjese en lo que no aparece de inmediato

El hábito es uno de los virus más poderosos y peligrosos: invade el comportamiento, el pensamiento e incluso la percepción. Empecemos a recuperar nuestra originalidad con un ejercicio en dos partes, que pretende despertar una sensibilidad demasiado enjaulada y devolvernos una mirada abierta.

  • Observe los espacios en blanco De vez en cuando durante el día, dondequiera que estés, detente un minuto y desliza lentamente tu mirada a tu alrededor tratando de notar los espacios vacíos entre los objetos. Normalmente te fijas en los elementos, personas y objetos que ocupan el espacio; pero ¿has observado alguna vez qué forma tiene el vacío entre las patas de una silla? ¿Y los vacíos que están inscritos en la figura de una persona?
  • También escucha los descansos Cuando alguien le dé un discurso largo, aproveche la oportunidad de hacer este ejercicio: en lugar de escuchar las palabras, deténgase en las pausas. No tenga miedo de ser grosero con su interlocutor: a menudo nos hablamos y el otro es sólo un pretexto para desahogarse. ¿Cuántos silencios hay entre las palabras? ¿Son tan amplios como una respiración profunda? ¿Son tan cortos como el hipo? ¿Las pausas están cargadas de significado?

Toda esta información te ayudará a empezar a ver la realidad con ojos nuevos e inusuales: la reapropiación de tu creatividad interior empieza desde aquí.

Cuéntame... ¿Qué Tal Te Pareció?

¡No Olvides Dejar tu Puntuación! 😉

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Nadie ha dado su voto ¡Se tú el primero!