¿Cómo Realizar una Presentación en Público? \ Oratoria

Pasos Concretos Para Realizar una Presentación en Público

A veces, estudiamos y estudiamos antes de una exigente presentación oral. Con eso creemos que tenemos comprado el éxito, pero es una creencia equivocada.

Dominar el contenido en clase antes de una puesta en escena, es solo el principio, un orador brillante sabe que eso no es suficiente y debe evaluar los factores los cuales te presentamos a continuación.

A. Ensaya tu Presentación

Esto es harto sabido, pero nunca está de más volverlo a recordar. No basta con que te aprendas todo el contenido, debes ensayar cómo lo expresarás. Por supuesto, deberás buscar una manera amena y eficaz de abordar a tu público, y luego trabajar sobre ella para pulir tu técnica oral.

Para ensayar no se necesita más que ganas. Lo puedes hace frente a un espejo o incluso hasta con dibujos de personas. También puedes entrenarte realizando la ponencia ante personas de confianza, como familiares y amigos. Busca que estas personas sean positivas y que no intenten bajar tu moral.

Es importante que mientras practiques repitas constantemente el mensaje central y mantengas el hilo conductor. Al momento de finalizar tu presentación el enfoque debe haberle quedado claro a la audiencia. De lo contrario el propósito primordial no se cumpliría y las personas saldrán del auditorio o salón llenas de interrogantes.

B. Conoce a tu Público

¿Ante quién vamos a hablar? Es lo primero que nos debemos preguntar al momento de preparar una ponencia. La respuesta puede ser sencilla (ante los profesores, ante los ejecutivos), pero debes ir un poco más allá.

Más allá de su oficio, debes saber qué tipo de personas te observarán en una tarima. Es importante conocer sus edades, sus gustos, sus habilidades, sus pasiones. ¡Mientras más conozcas a tu público, mejor!

Este consejo es ideal cuando se trata de una presentación con un objetivo mercantil, por ejemplo cuando se quiere vender algún producto o servicio, o por otro lado cuando se busca la afiliación de las personas hacia un negocio, comúnmente en redes multinivel. Entre mejor los conozcas, mejor podrás venderles.

Por supuesto, al momento de una presentación debes ser tú mismo: no renuncies a tus creencias y posiciones. Manéjate con inteligencia y sabiduría y sólo así conquistarás a cada una de las personas que escuchará tu discurso o exposición.

C. Considérate uno Más del Público

Realizar Presentaciones Público

En el escenario, tú también tienes que divertirte. Si para ti mismo la presentación resulta aburrida o monótona, seguramente para el público también lo será.

Para evitar esto, al momento de preparar tu exposición o tu discurso sitúate en el lugar del público. Analiza cada una de las secciones y conceptos a mostrar y considera si algún segmento dentro de la presentación puede resultar aburrido o innecesario, de ser así, óbvialo.

El mensaje –por supuesto– debe ser muy claro. Si tú no lo entiendes muy bien, el público menos. Aunque no utilices doble sentido y evites caer en afirmaciones ambiguas, evalúa si las personas las cuales tendrás al frente comprenderán lo que quisiste decir.

Ya que te debes considerar uno más del público, no puedes dejar de interactuar con él. Incluir a la audiencia lo más que se pueda es una gran estrategia, ya que te ayudará a mantener una constante atención en ti.

Existen frases las cuales puedes emplear para mantener a la audiencia concentrada, e incluso para generar empatía. Bien podrías externar algunas frases como !Qué buena pregunta!, ¡Vaya, qué excelente aporte! o parecidas

Además, debes mantener contacto visual con el público. Si constantemente desvías tu mirada o das la espalda, pensarán que no están siendo tomados en cuenta.

D. Apóyate con Diapositivas o Láminas

Una persona hablando 30 minutos, una hora o más puede resultar un poco aburrido. Debe haber un respiro, y las diapositivas pueden ser ese factor didáctico el cual permita hacer más llevadera la presentación. Haciendo uso de las presentaciones digitales podrás exponer tu contenido con mayor claridad.

También te puedes apoyar con videos. Suelen tener muy buenos resultados y en un mundo cada vez más visual, son una herramienta de la que no debemos prescindir. A través de videos podemos motivar, hacer reír, crear conciencia… ¡Su alcance es genial!


Deja un comentario